Aprende a diferenciar entre injuria y calumnia

Aprende a diferenciar entre injuria y calumnia

abogados penalistas madrid

No nos resultará extraño haber escuchado en muchos programas de televisión los términos de  injuria y calumnia indistintamente. Sin embargo las diferencias entre ambos no se explican y muchas personas que carecen de estudios jurídicos tienden a confundirlos.

Por eso desde nuestro despacho de abogados penalistas Madrid, hemos pensado en explicar con exactitud cuál es la diferencia a nuestros lectores.

Antes de explicarlas diferencias aclararemos que ambas se consideran delitos  contra el honor (artículo 18.1 de la Constitución Española el cual garantiza el derecho al honor, a la intimidad familiar y personal y a la imagen propia de cualquier sujeto).

Este derecho tiene especial relación con las libertades de expresión e información, ya que cuando se vulnera el derecho al honor suele ser exactamente cuando se están ejerciendo estas dos libertades.

Para establecer límites en ambas recurrimos al artículo 24.4, el cual nos dice  que ambas libertades terminan cuando empieza el derecho al honor, a la imagen propia y a la intimidad familiar y personal.

Encontraremos una definición mucho más extensa la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal (Capítulo II del Título XI del Libro II y, en concreto, en los artículos 205 y 208).

 

Artículo 205 del Código Penal

La calumnia es definida como toda aquella imputación realizada a una persona aún sabiendo la falsedad de esta o “cometiendo un desprecio temerario hacia la verdad”.

Las penas para este delito son de una multa de 6 a 12 meses o pena de prisión de 6 a 24 meses. Si existe, además, publicidad del delito (usamos por ejemplo las redes sociales para calumniar) la pena de prisión sería igual pero la multa ascendería hasta los dos años.

 

Artículo 208 del Código Penal

La injuria es cualquier acción o  expresión que pueda dañar la fama o la propia estimación de la persona. Lo complejo de las injurias es que pueden adoptar una gran variedad de formas (ya que llamar a alguien “hijo de p…” puede valorarse igual que un juicio de valor).

¿Cómo determinar estas acciones como graves? Habría que acudir a tribunales para verla intención del sujeto, el contexto en el que fueron formuladas las palabras y el tiempo.

Sus penas van en multas de tres a seis meses, y si esta se realiza con publicidad podrán elevarse a los 14 meses.

Aunque ambos elementos tengan cosas en común no en todas reciben el mismo tratamiento, veamos en detalle cada uno de ellos:

La publicidad en ambos se considera como un agravante. Ya que si difundimos el delito a través de alguno de los medios de comunicación, redes, prensa escrita o radio nuestra pena aumentará ya que habremos contribuido a la propagación.

Si no se pone ninguna querella en el juzgado correspondiente nadie podrá ser imputado o penado por ninguno de los dos delitos.

La rectificación ayuda a que se imponga automáticamente la pena más baja o incluso se puede suprimir (si el juez lo considera oportuno) la pena de inhabilitación. Para acogerse a la rectificación simplemente el acusado tendrá que reconocer la  falsedad de sus acusaciones o retractarse de dichas.

El perdón del demandante también sirve para eximir  al acusado de toda responsabilidad penal, salvo que el demandante sea menos o un incapacitado.

Una vez impuesta la pena el  acusado tendrá que, además de cumplirla, divulgar esta de la misma forma que hizo su acción penal.

¿Cual es la principal diferencia entonces? Para que  haya injuria tiene que haber una intención clara de dañar a la persona y la acción injuriosa tiene que hacer referencia a los actos objetivos  ofensivos.

Mientras que cuando hablamos de calumnia es necesario que el sujeto demandado haya atribuido al otro un delito, tal como la falsificación o un robo (siempre que estos no sean verdad).

 

¿Qué hago si he sido injuriado o calumniado?

Tendremos que presentar una querella (que no una demanda) criminal contra la persona que ha sido causante de tales acusaciones.

Si es el caso contrario y somos nosotros los que hemos recibido la citación judicial tendremos que ponernos en manos de un abogado penalistas Madrid, el cual se encargará de asesorarnos y defendernos mientras dure el proceso.

Carmen

Comentarios cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies