Ser familia monoparental no significa perder la oportunidad de emprender

Ser familia monoparental no significa perder la oportunidad de emprender

ayudas emprendedores

Dicen que los niños siempre vienen con un pan debajo del brazo, pero para todos aquellos adultos que se ven obligados o que deciden por cuenta propia criar a un hijo solitario más bien vienen con limitaciones.

Sobre todo si hablamos de emprender un negocio,en este caso las ayudas emprendedores no bastan y se ven limitados a permanecer en supuesto a cambio de una estabilidad. pero gracias a las ayudas monoparentales la cosa cambia y pueden aprovechar el periodo de baja para emprender eso que tanto deseaban.

Existen diferentes tipos en la actualidad, las familias monoparentales son aquellas que están formadas por un adulto (el padre o la madre) que se encuentra a cargo de uno o de varios hijos, ya sean estos naturales o adoptados.

Este tipo de familias tiene necesidades diferentes, a las cuales se pueden acoger. Empecemos por el principio:

 

¿Qué se considera como familia monoparental?

Encontraremos varias categorías dentro de esta clasificación, en primer lugar aquellas mujeres y hombres que deciden afrontar ser padres en solitario, ya sea por embarazo natural o mediante adopción o  reproducción asistida y también se suelen incorporar algunos casos de gestación subrogada en el extranjero.

El segundo caso son todas aquellas familias formadas por un adulto que se ha quedado viudo con dos o más hijos a su cargo y en el último caso las familias en las que los cónyuges estén divorciados pero no haya custodia compartida (en este caso recibiría la ayuda el adulto a cargo de los  hijos).

Las familias de este tipo son un caso ya muy común en nuestra sociedad, y una tendencia cada vez más mayor entre mujeres que deciden afrontar la maternidad en solitario. Una tendencia muy clara en informes como el de la Fundación Adecco en el que deja evidente que el aumento de las familias monoparentales ha superado el 70 por ciento en los últimos años.

Y en el cual solamente el uno por ciento de estas están formadas por un adulto varón. En la mayoría de estos casos las complicaciones vienen dadas por la incapacidad de conciliar trabajo y familia ya que se encuentran “solos” a la hora de hacerse cargo del cuidado, colegio y gastos que supone criar unos hijos.

El hecho de que solamente dispongan de un ingreso hace inviable por ejemplo la opción de acogerse a una reducción de jornada para poder cuidarlos, llevarlos al colegio, recogerlos… ya que esta posibilidad implicaría también una reducción en su salario.

Otra de las opciones, contratar a alguien que les cuide mientras trabajan a jornada completa compite también con la dificultad de “salir bien a fin de mes” y les priva de su derecho y obligación de criarlos e inculcarles valores como progenitores.

 

¿Qué tipos de ayudas encontraremos para este tipo de familias?

1. Ayuda por nacimiento de hijo: Estas ayudas están destinadas a aquellas familias numerosas, a madres solteras por el nacimiento de un hijo y familias que cuentan con algún miembro con discapacidad. Cuentan con el pago único de la cantidad de 1.000 euros, una ayuda exenta del IRPF y para que nos la concedan los ingresos del adulto no deben superar los 11.547,96 euros anuales.

2. Ayuda por hijo a cargo: Esta ayuda está enfocada en madres solteras con hijos menores de edad. Obtendrán 219 euros anuales por cada hijo que tengan divididos en dos pagas, se les exime del pago del IRPF. Y podrán optar a ella aquellas madres que no superen los 11.547,96 euros si tienen un hijo, los 13.747 por dos hijos ,los 15.737 por tres hijos o los  17.728 si están al cuidado de  cuatro.

3. Prestación por hijos con discapacidad: Esta ayuda está destinada a  aquellas familias que tengan entre sus hijos uno con una discapacidad que  supere el 33 por ciento. Recibirán un pago de 1.000 euros anuales, cifra que asciende si el vástago es mayor de edad y tiene una discapacidad superior al 65% en cuyo caso cobrarán 4.402,80, se les exime del pago del IRPF y en este caso no hay límite de renta.

4. Subsidio por maternidad: Esta ayuda está destinada a madres que acaban de dar a luz, que acaban de adoptar o  acoger a un menor.  Es de 16 semanas de duración, recibirán una cuantía del 100% de lo que han cotizado el mes anterior y en el caso de que no estuviesen cotizando podrían optar por una ayuda de 42 días, ampliable dos  semanas más si es el caso de madres solteras.

Estas ayudas monoparentales, junto con las ayudas a emprendedores que  pueden solicitar son un gran incentivo para no “rendirse” y poder empezar un negocio como autónomo o emprender ese proyecto que tanto deseaban.

Carmen

Comentarios cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies